Síndrome de Intestino Irritable (parte 1)

¡Hola coquitos míos!♥ Me hace mucha ilusión comenzar por fin a hablaros por aquí sobre uno de mis temas favoritos: ¡tripas!. Y sí, eso implica que a veces hablaremos de cosas algo escatológicas (sí, de cacas y pedos, pero es lo que hay jaja), pero confío en que sea un contenido que pueda aportaros algo o bien que os anime a buscar ayuda de un profesional si os han diagnosticado esta patología o si sospecháis que puede ser vuestro caso.

En el post de hoy vamos a hacer una especie de introducción para saber qué es exactamente el síndrome de intestino irritable (SII). ¿Es realmente un cajón desastre como muchos hemos pensado?. Aunque a menudo las personas diagnosticadas de SII se sienten un poco desamparadas y en un callejón sin salida (de ahí la foto con la que he abierto el post), vamos a ver que no todo es tan negro. Aunque a veces es muy complejo dar con el diagnóstico, por suerte tenemos unos criterios diagnósticos bien definidos a los que los médicos se pueden adherir tras hacer una buena anamnesis y un buen proceso de diagnóstico diferencial.

¿Qué es el SII?

El SII es un trastorno funcional digestivo (TFD), en concreto un trastorno funcional intestinal (TFI). Dentro de los TFI también encontramos diarrea funcional (DF), estreñimiento funcional (EF) y distensión/hinchazón abdominal funcional (D/HAF). Entre todos estos trastornos, a menudo resulta muy complicado averiguar si se trata de uno u otro. De hecho, la Asociación Española de Gastroenterología (AEG) menciona en su documento de actualización de la guía de práctica clínica sobre el síndrome del intestino irritable (2017) que estos trastornos pueden entenderse como un espectro de síntomas (dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, distensión/hinchazón abdominal) y en función del que más predomine, se establecería el diagnóstico de un TFI en concreto. Por ejemplo, si dolor abdominal es el síntoma más significativo, nos acercamos más a un diagnóstico de SII que de EF o DF. En cuanto a la distensión/hinchazón abdominal, es un síntoma que suele estar presente en todos los TFIs.

Dicho esto, podemos definir al SII como un trastorno que se caracteriza por la presencia de dolor abdominal recurrente asociado con la defecación y con cambios en el hábito intestinal (diarrea, estreñimiento o ambos), además de distensión/hinchazón abdominal.

¿Cómo se diagnostica el SII?

Como los síntomas del SII son inespecíficos (los comparte con muchas otras patologías, no solo digestivas), primero se realiza un diagnóstico diferencial, es decir: se hacen las pruebas necesarias para descartar todas aquellas patologías que no sean SII y que puedan dar lugar a todos los síntomas que presenta el paciente, como por ejemplo: enfermedad inflamatoria intestinal (EII), celiaquía, parásitos, etc. Si todas las pruebas resultan negativas y no hay signos de alarma que puedan indicar otras causas (p.ej. cáncer de colon), se procede a aplicar los criterios diagnósticos para SII: los criterios Roma IV (y los Roma V están al caer ☺︎).

Ojo, que también puede ocurrir que alguna de las pruebas de positivo, y eso no implica que descartemos SII, ya que el SII puede coexistir con otras patologías. Por ejemplo, a una persona puede ser diagnosticada de celiaquía y tener también SII. De ahí la complejidad de los trastornos digestivos y de por qué los diagnósticos suelen alargarse más de lo que nos gustaría.

Criterios Roma IV

Según los criterios Roma IV, para que sea considerado SII tiene que darse la presencia de dolor abdominal como mínimo 1 vez a la semana durante los últimos 3 meses y asociado al menos a 2 de las siguientes condiciones:

  • El dolor mejora con la defecación
  • El dolor está asociado a un cambio en la frecuencia de las deposiciones
  • El dolor está relacionado con cambios en la consistencia de las deposiciones
  • Además, los síntomas tienen que haber aparecido hace al menos 6 meses, y los criterios tienen que cumplirse durante los últimos 3 meses como mínimo.

Sub-tipos de SII

Junto con el diagnóstico, también se especifica el tipo de SII en función de la frecuencia y consistencia de las deposiciones:

  • Se trata de síndrome de intestino irritable – diarrea predominante (SII-D) cuando >25% de las deposiciones son Bristol 6-7.
  • Se conoce como síndrome de intestino irritable – estreñimiento predominante (SII-E) cuando >25% de las deposiciones son Bristol 1-2.
  • Cuando >25% de las deposiciones son Bristol 6-7 y >25% de las deposiciones son Bristol 1-2 (cumple criterios de SII-D + SII-E), se denomina síndrome de intestino irritable mixto o alternante (SII-M)
  • Por último, se diagnostica síndrome de intestino irritable no clasificado (SII-NC), cuando no se cumple ninguno de los 3 anteriores.

¿Y eso de la escala de Bristol qué es ?

Es una herramienta de evaluación clínica que se desarrolló en 1997 para clasificar las heces en 7 grupos. En función del grupo que predomine más, los médicos pueden obtener información sobre el hábito intestinal que les de pistas sobre lo que le sucede a su paciente.

Te la dejo por aquí para que te vayas familiarizando con ella si todavía no lo has hecho jeje

Bristol 1bristol1Trozos duros separados que se expulsan con mucha dificultad
(parecen caquitas de cabra)
Bristol 2bristol2Como una salchicha formada por fragmentos (bolitas unidas)
Bristol 3bristol3Como una salchicha con grietas en la superficie
Bristol 4bristol4Como una salchicha fina, lisa y blanda (de fácil expulsión)
Bristol 5bristol5Trozos de masa pastosa con bordes bien definidos
Bristol 6bristol6Trozos de masa pastosa, pero sin bordes bien definidos
Bristol 7bristol7Acuosa, sin fragmentos sólidos
Elaboración propia. Adaptado de Heaton & Lewis (1997) [1].

Y ya estaría…

¿Qué te ha parecido?, ¿conoces a alguien con SII o incluso tu mismo/a lo tienes?. Cualquier cosa que quieras compartir o preguntar, no dudes en dejarla en comentarios por aquí o, si lo prefieres, puedes escribirme sin problema por privado en el apartado de contacto de esta web ☺︎

La semana que viene veremos de forma resumida lo que, a día de hoy, se sabe sobre los mecanismos fisiológicos que explican lo que le sucede a una persona con SII. Hasta entonces, recordar que me paso igualmente el jueves por aquí con una receta: esta vez traigo 2 ideas para desayunos aptos para dieta baja en FODMAPs (de la cual hablaremos también más adelante).

¡Un abrazo desde el otro lado de la pantalla! ♥

Deja un comentario